Qué hacer en Salta?



  Julieta Fraguío 30/08/2017



Es uno de los rincones del planeta donde se mezclan mejor la fortaleza de la historia, la seducción de una vida nocturna perfecta y la adrenalina de actividades de esas que no se olvidan.
Fue el escritor José Vicente Solá el que le dio a la ciudad de Salta el apodo de "Salta la Linda" ya bien entrado el siglo XX. Pero mucho antes, en 1582, el virrey del Perú había entendido la belleza del lugar y ordenó su poblamiento al explorador Hernando de Lerma para que el mundo no se privara de aquellos espacios de gloria y fantasía.

Salta cuenta con medio millón de habitantes gracias a sus posibilidades económicas y otros miles llegan cada año para ser testigos de la belleza de sus atractivos turísticos.
La ciudad de Salta parece estar hecha para ser disfrutada a toda hora. Actividades culturales, una arquitectura colonial intacta y una vida nocturna que mezcla lo tradicional con lo innovador. A continuación, una interesante compilación de los paseos y actividades que no pueden dejar de hacer quienes tengan la dicha de visitar la ciudad argentina de Salta:


Pasar una Velada en la Balarce
Esta es la calle de los poetas, escritores, músicos. Su actividad nocturna es propia de una película argentina: llena de seducciones que comienzan con la música en vivo, tragos y sabores para dar pie tarde o temprano a conversaciones. En la Balarce se puede elegir entre el tango, las chacareras y las zambas como alternativas sonoras para acompañar las noches.

Es una tradición que resiste los embates del mundo moderno gracias a que cada vez más jóvenes se interesan por sumarse al canto y a la composición de piezas propias. Hay varios sitios para disfrutar de estas peñas mientras se cena y se bebe, y es en esos locales donde se acostumbra a servir la comida más típica de la región están presentes y en diferentes formas.


Al área metropolitana de Salta se la conoce como "La Gran Salta", y es la que muestra toda la tradición colonial. Este recorrido ofrece una vista a la emblemática Catedral Basílica que fue levantada en 1855 y que contiene los restos del general Güemes, quien defendió a Salta de los realistas sin otro recurso que el coraje de sus habitantes. 

El tour también muestra el Museo Histórico del Norte con sus bellas exhibiciones de arte sacro y sus salas dedicadas a las familias de Salta. Además recorre otras construcciones religiosas de la colonia y permite un ascenso al cerro San Bernardo para contemplar desde lo más alto todo el esplendor de la ciudad. Ese mismo recorrido muestra el lugar donde se libró la Batalla de Salta y concluye con una visita a la Villa San Lorenzo, con su microclima subtropical, y al Mercado Artesanal.


Allí reposa uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de los últimos siglos: el de los niños del Llullaillaco, tres pequeños incas excepcionalmente bien conservados que murieron hace 500 años y que fueron hallados a 6.739 metros sobre el nivel del mar. 

Una investigación financiada por National Geographic dio con el descubrimiento de estos tres cuerpos en 1999 en medio de unas ruinas incas en lo más alto del volcán Llullaillaco. Hoy, gracias a que los hallazgos fueron declarados bienes patrimoniales, todo lo encontrado puede verse en el Museo de la Alta Montaña.


Con una altura máxima de 4.220 metros sobre el nivel del mar, el Tren a las Nubes es uno de los servicios ferroviarios más altos del mundo. Ofrece una vista panorámica asombrosa y parte desde Salta para llegar a 35 kilómetros por hora a la Puna de Atacama. En 1978, un reportaje periodístico titulado "A las nubes en un tren" le dio el carácter de atractivo turístico Internacional del que aún goza.


Trekking al Nevado de Chañi
Los que buscan aventuras más extremas y cuentan con algo más de tiempo pueden considerar el asombroso ascenso de cinco días al Nevado de Chañi y sus tres cumbres a través de la llamada Vía del Moreno, un camino inca que evidencia el rastro de esa poderosa y antigua civilización.


Trekking al Volcán Llullaillaco
Son 10 días para llegar a la sexta montaña más alta de américa y cuarto volcán del planeta. Pueden verse en el camino sitios arqueológicos de importancia enorme y hasta el lugar donde fueron hallados los tres niños momificados que expone el Museo de la Montaña Alta frente a la plaza de Salta.


Subir al Cerro San Lorenzo
El otro tour de trekking interesante, y mucho más corto que los otros, es subir al cerro San Lorenzo y disfrutar de las maravillas de los Andes Orientales. Un solo día dura este recorrido que muestra las yungas orientales y que desde la cumbre del cerro tiene una de las vistas más particulares de la región. La característica principal del tour es que se puede hacer sin enfrentar mayores dificultades.


Esta es la mejor forma de conocer el cañón del río Juramento. Entre formaciones geológicas que son escándalos a la vista, los que hagan este tour podrán divertirse mientras sortean la velocidad de unos rápidos de tipo II y III para concluir la jornada con un fantástico asado tradicional de la región.


Se trata de poder hacer cuatro deportes extremos que son perfectamente practicables en la región: bungee jumping, puenting, tirolesa y rappel. Y si es más bien la aventura lo que persiguen los turistas, también existe un paquete que incluye: paseo por las islas del río, paseo de media hora en banano un recorrido en motos de agua.


También puede interesarte:




Cafayate Y Sus Quebradas


Cafayate Y Sus Gargantas



Toda la Información sobre Sudamerica

Regístrate con tu mail para recibir articulos sobre turismo, ideas de expertos para tus próximos viajes y las mejores ofertas de Tangol




Para obtener más información sobre cómo usamos sus datos, consulte nuestra política de privacidad al pie de la página. Para ver lo que incluyen nuestros boletines, haga clic aquí.



Los 8 Mejores Shows De Tango

Ushuaia: Donde Termina El Mapa

Los 8 Cafés Históricos de Buenos Aires

Cinco Librerias Que No Puedes Perderte En Buenos Aires

Paquetes A Cataratas En Avión

El Calafate: La Ciudad De Los Glaciares

Estancias: La Mejor Opción Para Conocer El Campo Argentino

Bosques De Palermo, Donde Brota La Historia