Laguna Brava

5/5 Estrellas - Basado en 9 Opiniones
Seleccione:
Desde USD 0
Tarjetas de débito y 3, 6, 9 y 12 cuotas con todas las tarjetas de crédito. Ver Formas de Pago

Laguna Brava (LA RIOJA)

Destacado
Laguna Brava es una Reserva Natural creada en 1980 para preservar a las comunidades de vicuñas y guanacos que, como consecuencia de la caza furtiva, estaban al borde de la desaparición. La reserva tiene una extensión de cuatro mil cincuenta kilómetros, se encuentra a 4.200 MSNM y abarca además una serie de lagunas menores, formadas de manera temporal como consecuencia de los deshielos.
En este tour nos dirigiremos al oeste de la provincia de La Rioja, a 180 kilómetros del pueblo de Villa Unión y a 450 kilómetros de la capital riojana.

La excursión Laguna Brava nos permitirá conocer un ambiente único, donde diferentes formaciones de terreno y maravillosas aves conviven. El paseo de día completo incluye el transfer ida y vuelta desde su hotel en Villa Unión, transporte en vehículos 4x4 que permitirán moverse por el terreno con propiedad, y chofer-guía habilitado. 

INICIO
LA RIOJA (AR)
Lugar: Hotel en Villa Unión
Hora: 8 am en invierno.
7.30 am en verano
FIN
Lugar: Hotel en Villa Unión
Hora: 5 pm en invierno.
4.30 pm en verano
DURACION
DIA COMPLETO
FRECUENCIA
TODOS LOS DIAS
INCLUIDO
-Transfer IN/OUT desde hotel en Villa Unión
- Chofer-guía habilitado
- Vehículos adecuados para el terreno
NO INCLUIDO
- Almuerzo/bebidas
- Alojamiento
REQUISITOS FISICOS
Bajo
QUE LLEVAR?
- Almuerzo

Detalles de Laguna Brava

Nuestro viaje comienza por la mañana, cuando, a las 8.00 am, somos recogidos por nuestro hotel ubicado en el publo de Villa Unión. Nuestro profesional chofer-guía nos lleva por las rutas de la privincia. Luego de 70 km. llegaremos al pueblo de Vinchina. Atravesamos la única calle del pueblo, y al cruzar el puente sobre el río Bermejo desembocamos en el laberinto de curvas de la Quebrada de La Troya. El camino es de tierra y se lo puede transitar con autos comunes recorriendo una cuesta de siete kilómetros de largo con enormes montañas de piedra arcillosa a los costados.

El camino nos conduce hasta Alto Jagüel, el último poblado que se atraviesa antes de ingresar a la inmensidad de la cordillera. Allí la calle principal - que en verano se convierte en un verdadero río por el agua de los deshielos-, es una huella profunda entre dos barrancos de tierra de un metro y medio de altura, sobre los que se asienta un gran caserío. Las casas son de adobe con pequeñas puertas y ventanas de madera herméticamente cerradas.

Detenemos la camioneta frente de la oficina municipal de Alto Jagüel en busca del guardafauna de la reserva, quien nos acompañará en esta travesía. Se trata de uno de los cuatro baqueanos que, por el conocimiento que tienen de la zona, cumplen el trabajo de guía y registran el ingreso de turistas a la reserva. 
A partir de allí el camino continúa por la Quebrada Santo Domingo, a través de suaves lomadas que parecen recubiertas de un terciopelo azul, verde, violeta, marrón y anaranjado, debido a los minerales del suelo.
Cada tanto, sobre las laderas desérticas, la carrera grácil de los guanacos y vicuñas interrumpe la quietud de las piedras de las alturas.
Al llegar a la Quebrada del Peón se ven unas enormes conformaciones pétreas de forma irregular que el sol pinta de dorado.

Caminamos por la orilla de la ruta hasta una curiosa construcción circular de paredes de piedra y argamasa (mezcla de cal y tierra) que mide cinco metros de diámetro por tres y medio de altura. Su arquitectura -similar a la de un iglú- termina en una cúpula con una pequeña abertura en la parte superior. Se trata de uno de los trece refugios de la zona construidos entre 1864 y 1873 para albergar a los arrieros que conducían ganado a Chile durante la guerra de ese país contra Perú y Bolivia, por los desiertos de Atacama y Tarapacá.

Continuamos el ascenso hasta los cuatro mil metros de altura, entre lomadas de arena de variados colores. 
Al final de la quebrada abandonamos el camino principal y nos internamos a baja velocidad por una huella de ripio, directamente sobre las lomadas de arena.  En medio de un amplio valle aparece la imagen de una laguna ovalada con majestuosos picos alrededor, como El Veladero, Bonete Chico y Pissis, el segundo más alto de América, con seis mil ochocientos ochenta y dos metros sobre el nivel del mar. Esta es la primera imagen que tendremos de la Laguna Brava. 

Al caminar por la playa hasta la orilla de la laguna, sobre un suelo de sal, una suave brisa helada nos lacera la piel del rostro y las manos. Pero la serenidad del ambiente se interrumpe de golpe cuando un centenar de flamencos rosados levanta vuelo al unísono.
A más de cuatro mil metros de altura, la reserva de vicuñas y flamencos Laguna Brava es un paraíso semioculto en lo alto de la cordillera riojana.
En las alturas de la cordillera riojana, una laguna azul zafiro rodeada de sal duplica las siluetas invertidas de un centenar de flamencos rosados. Las aves, que ofician de guardianes del silencio, permanecen indiferentes al avance de nuestro vehículo a través de la huella que bordea la laguna. En un marco de cumbres nevadas y suaves lomadas, un viento helado sacude la escasa vegetación, compuesta por algunos molles y coirones secos de color dorado. 

Luego de recorrer algunos sectores de la laguna y mientras nuestro guía nos cuenta las características de este lugar único, volveremos Villa Unión por el mismo camino, llegando a las 5 pm aproximadamente. 

Opiniones

Lo mejor para hacer en La Rioja
03/10/2016
Lo mejor para hacer en La Rioja es la excursión Laguna Brava. Si tienen tiempo para hacerla, no lo duden!
Opinión validada por Joaquin
Increible día en La Rioja
08/10/2016
Si van a estar de viaje por La Rioja no dejen de realizar la excursión Laguna Brava. No se van a arrepentir!
Opinión validada por Jesus
Excelente paseo en La Rioja
07/10/2016
Estuvimos de viaje en La Rioja y la pasamos de maravillas. Recomendamos realizar el paseo Laguna Brava
Opinión validada por Edgar

Tarifas

CategoriaPersonasVigenciaPrecios


12/11/2018 12:01:59