Blog de Turismo de Tangol

Que hacer en Bariloche (Alojamiento)



Gracias al descubrimiento del fuego, los seres humanos más primitivos lograron conquistar el invierno y dejaron de verse obligados a desplazarse para escapar del frío. 

Lo que cuesta trabajo entender es que ahora las personas procuren viajar hacia el frío. ¡Viajar hacia el frío en lugar de escapar de él! Buena parte de la explicación la podemos hallar en San Carlos de Bariloche, la ciudad de la Patagonia argentina que cada año recibe a un millón de turistas durante el invierno. 

Reservas naturales como lagos, bosques y montañas así como los centros de esquí más asombrosos de América del Sur son apenas algunas de las maravillas que atraen a tanta gente a Bariloche, que con el tiempo se ha convertido en el destino por excelencia de veinteañeros de países como Chile, Brasil o la misma Argentina, donde es considerada la Capital Nacional de Turismo de Aventura.

Lo curioso es que esta sea también la ciudad puntera en conocimiento científico de América del Sur. Allí se encuentran el Centro Atómico Bariloche de Investigación; un instituto de la Universidad Nacional de Cuyo, donde se dictan las carreras de Física, Ingeniería Nuclear y de Telecomunicaciones; así como una empresa que construye reactores nucleares y satélites.

En todo caso, como la ciudad está justo en el centro del Parque Nacional Nahuel Huapi, el turismo es de lejos su principal actividad comercial. Y es que posee atracciones no solo para el invierno sino también para los meses más cálidos del año. Por otra parte, Bariloche es la puerta de acceso acuática a otro parque nacional: Los Arrayanes.

En Bariloche se mezclan la naturaleza más salvaje e indómita con un acondicionamiento preciso para que turistas de todo el mundo puedan vivir la región hasta las últimas instancias. Por eso será importante enumerar las magníficas atracciones de todo tipo con las que cuenta.

Crucero hasta la isla Victoria y el bosque de Arrayanes

Este lago de origen glaciar tiene uno de los azules más intensos de la naturaleza. Navegar en crucero o catamarán por sus aguas es quizá la experiencia por excelencia que debe tener toda persona que visite Bariloche. La travesía permite admirar desde todos los ángulos posibles las bellezas de la región. 

Las embarcaciones tienen como primer punto de llegada la Isla Victoria, donde se ofrece un paseo guiado a través de hermosos senderos llenos de coníferas, secuoyas gigantes introducidas desde Colorado, abedules, abetos, acacias y pinos. En verano los turistas suelen darse un baño en la laguna de Toro Beach y se suben en telesilla hasta el cerro más alto de la isla, situado a 900 metros sobre el nivel del mar.

Los cruceros continúan luego por el Parque Nacional Los Arrayanes, donde los antiguos árboles del mismo nombre son la principal atracción y forman un bosque que inspiró la creación de la película Bambi de Walt Disney.

Visitar San Martín de los Andes por el Camino de los Siete Lagos 

Este es un paseo que atraviesa 352 kilómetros a través de los Parques Nacionales Nauel Huapi y Lanin, y que concluye en la hermosa ciudad de San Martín de los Andes. Las aguas blancas de origen glaciar son el camino perfecto para ver una asombrosa naturaleza interrumpida aquí y allá por coloridos pueblitos. Es fama en el Camino de los Siete Lagos es una de las grandes atracciones que no deben dejar de hacer los que visiten Bariloche.

Entregarse a la pasión del chocolate

El chocolate es en Bariloche algo así como un estilo de vida. En 2014 sus habitantes fabricaron la barra de chocolate más grande del mundo con 130 metros de largo y 800 kilogramos de peso. Pero no quedaron conformes y en 2016 hicieron otra de 150,5 metros y en 2017 siguiente una de 200 metros con 1500 kilos de chocolate y 400 de frutas secas. Para sumarse a ese festín del paladar solo hay que ir al centro de la ciudad y ubicarse en la calle Mitre, donde hay más chocolaterías que cualquier otro tipo de locales.

Subir el Cerro Catedral

En verano, uno de los lugares más hermosos de la región para hacer senderismo y entrar en contacto total con la naturaleza; en invierno, el mejor centro de esquí de Latinoamérica. Cerro Catedral es una aventura todo el año. Para subirlo siempre es bueno contar con un guía, pues los datos que hay que conocer del lugar bien valen la pena.

Hacer rafting

En Bariloche es posible hacer rafting de diferentes niveles con el apoyo de instructores profesionales. Quienes busquen algo suave o nunca hayan practicado la actividad pueden, por ejemplo, visitar el río Limay y disfrutar de la observación de animales salvajes en sus costas. Un nivel más arriba está el río Manso Inferior, ideal para dar los primeros pasos en la velocidad de los ríos de montaña, con el alivio final de una playa de arenas perfectas para relajarse. Pero los que quieran acción verdadera deben hacer el recorrido de Río Manso a la Frontera con Chile, por donde atravesarán los mejores rápidos de la región con estrechos recovecos y excitantes velocidades que llevan la diversión a límites insospechados.


Disfrutar de la inigualable vida nocturna

¿Por qué es tan especial la vida nocturna en Bariloche? La respuesta está en que esta ciudad de la Patagonia Argentina se ha convertido con el paso de los años en el lugar más frecuentado por turistas jóvenes recién graduados de toda Sudamérica. Por eso los locales se preparan con los mejores DJ, música en vivo y todo tipo de promociones para que la experiencia sea sencillamente inolvidable.

Subir el cerro Tronador

El cerro Tronador es un gigante que duerme, un volcán inactivo que se comparte en la frontera entre Argentina y Chile. Su tremebundo nombre no tiene que ver erupciones sino con el desprendimiento constante de enormes bloques de hielo desde su cima. 

Quienes suban al Tronador pueden apreciar los siete glaciales que su altura protege, los cuales está padeciendo del calentamiento global desde hace unos 20 años. Antes era posible subirse a ellos, pero hoy están en constante derretimiento.

Visitar la Colonia Suiza

A solo 20 kilómetros de Bariloche está la Colonia Suiza, un punto turístico con todas las comodidades en medio de la más rotunda naturaleza. Su gastronomía se caracteriza por sus platos cocidos en hornos de tierra con piedras calientes, lo que atrae a personas de todo el cono sur. Sus pobladores son expertos agricultores de frambuesas y otros frutos típicos de la zona.

Escalar el magnífico Cerro López

Los amantes de las alturas podrán disfrutar en Bariloche de una experiencia única al subir durante ocho horas el magnífico Cerro López, lo que permite admirar las impresionantes aguas de los lagos y termina a una altura de 2075 metros sobre el nivel del mar.

Cerro Otto

El Cerro Otto parece estar justo sobre la ciudad de Bariloche. La gente lo sube haciendo trekking, en teleférico o en auto. El gran atractivo es su vista, pues muestra los lagos Nahuel Huapi, Moreno, la Península San pedro y la Isla Victoria. Además, en la cima está la emblemática confitería giratoria de Bariloche. Más arriba, en el mismo cerro, hay pistas de ski nórdico y trineos.

Hacer los circuitos grande o chico para maravillarse en los lagos

Los circuitos son la forma más eficiente de conocer Bariloche cuando no se tiene idea de lo que se quiere hacer. La diferencia es la duración y el tamaño del recorrido. Junto a expertos guías, los turistas podrán entender la Patagonia desde adentro y desde un punto de vista tan práctico como profundo.
El Anfiteatro, los bosques, pequeños pueblos llenos de color... Todo organizado para el disfrute total.

Visitar el pueblo de El Bolsón

Al pie del Cerro Piltriquitrón ("colgado de las nubes" en lengua tehuelche) está el pueblo de El Bolsón, a donde se va en un tour de un día desde Bariloche. 
El paseo incluye traslado desde el hotel y una vez en El Bolsón recorre zonas de enorme interés turístico, un asombroso mercado artesanal y la oportunidad de probar los exquisitos platos típicos de la zona.


Esquiar en las mejores pistas de Sudamérica

Dicen los entendidos del esquí que en Bariloche están las mejores pistas de Sudamérica y las segundas mejores de todo el mundo. Entre junio y octubre es cuando más gente llega a la ciudad precísamente para disfrutar del esquí, el snowboard, el esquí nórdico, el heliesquí y de paseos en trineo y en cuatriciclo.

Bariloche está llena de posibilidades. Sus habitantes saben los tesoros que guardan y se emocionan al compartirlos con los forasteros, pues son el orgullo no solo de la Patagonia argentina sino de toda Sudamérica.



Fuente: Bariloche actividades




0 comentarios: - Publicar un comentario

Qué hacer en Ushuaia (Alojamiento)



¿Qué hacer en Ushuaia? Aquí una ayuda para disfrutar a full de un viaje a la tierra del fin del mundo:

Cuando Fernando de Magallanes llegó en el siglo XVI al estrecho que hoy lleva su nombre, él y su tripulación fueron embargados por el asombro al ver antorchas en el punto más al sur jamás tocado por el hombre europeo. Esas lumbreras eran la prueba de que allí vivían seres humanos, y sirvió para que al archipiélago se le nombrara Tierra de Fuego.

Lo que nunca habrían imaginado aquellos marinos era que siglos después, más al sur de aquellas islas misteriosas, su osada expedición permitiría que personas de múltiples orígenes poblaran la ciudad más austral del planeta: Ushuaia, la cual es hoy en día uno de los destinos turísticos más insólitos de la Tierra.

Se trata de la única ciudad argentina ubicada en el lado occidental de los Andes, y cuenta con casi 60.000 habitantes dedicados casi todos de forma directa o indirecta al turismo que llega atraído por su condición de "ciudad del fin del mundo" y por múltiples atractivos que no pueden ser vistos ni vividos en ninguna otra parte del planeta.

Los ushuaienses saben lo que tienen para mostrar y le sacan el máximo provecho, por eso no se conforman con hablar español y suelen defenderse bastante bien en inglés, alemán o portugués. Además son celosos con el récord de la ciudad y sostienen que los pocos poblamientos que están más al sur son solo aldeas y pueblos de entre 40 a apenas más de mil habitantes. 

Además de abrir el camino hacia las maravillas del extremo sur, Ushuaia tiene características propias que deben ser observadas con atención: una peculiar gastronomía basada en mariscos y pescados de la región, una cultura que se mueve entre lo argentino y lo recóndito, un enorme espíritu colectivo de conservación y hasta su propia forma de rock --el rock fueguino.

A continuación repasaremos los paseos que debe hacer todo turista que llegue al fin del mundo, donde solo llegan quienes están dispuestos a llevar al máximo las posibilidades existenciales.

Subir al Tren del fin del mundo

Este tren simula el mismo recorrido que hacían los presos enviados a la isla hasta 1947. Lo que pudo ser una agonía para otros seres humanos hace décadas, hoy es un espacio para la admiración de la historia y de asombrosos paisajes con ríos, cascadas y bosques que parecen encantados.

El camino inicia en la Estación del fin del mundo y pasa por el Parque Nacional Tierra de Fuego para que los visitantes puedan contemplarlo en todo su esplendor.

Visitar el Museo Marítimo y del Presidio de Ushuaia

Los criminales más peligrosos de Argentina llegaban a este lugar cuando cometían reincidencia, pero esa fama negativa ha sido superada en Ushuaia y hoy esa cárcel tiene hasta cuatro museos de lo más interesantes. 
Allí, los turistas podrán ver el Museo Marítimo, que recrea toda la historia de Tierra del Fuergo; el Museo del Presidio, que muestra incluso los castigos a los que eran sometidos los presos; el Museo Antártico, que enseña todo sobre la biósfera de Tierra de Fuego y el Museo de Arte Marino, donde se resume el arte marino de Argentina desde 1889.

Recorrer el Museo del Fin del Mundo y luego el Yámana y el Acatushun

¿Cómo es que el hombre americano pobló esa tierra tan recóndita y fría? ¿Cómo logró dominar a la naturaleza? ¿Qué ocurrió cuando llegaron los europeos? Eso y mucho más está en el Museo del Fin del Mundo. 

Sin embargo, la comprensión correcta se da cuando esa visita es complementada recorriendo los museos Yámana y Acatushun, que muestran desde adentro cómo desarrollaban sus vidas los indígenas de la zona y qué tipo animales había y/o siguie habiendo la punta del cono sur.

Visitar la isla Gable

Es aquí donde llegan quienes realmente quieren ver el fin del mundo. Se trata de un paseo de un día entero en el que primero se navega a través del estrecho Beagle para luego caminar entre paisajes tan diversos como el bosque o la tundra antes de encontrarse de frente con los asombrosos lobos marinos, los pingüinos o impredecibles nutrias de mar y también de agua dulce.

Recorrer en 4x4 los lagos Escondido Y Fagnano

La aventura que supone estar en Ushuaia se vuelve extrema desde potentes vehículos 4x4 recorriendo los lagos Escondido y Fagnano. El primero, oculto en el más profundo recoveco de un valle; el segundo, el centro de la diversión de la jornada por sus dimensiones descomunales y variados paisajes. 

Este paseo va acompañado por la delicia de degustar deliciosos vinos malbec en medio de la paz al final de la acción de los 4x4.

Visitar la Pingüinera

Tras una navegación a través del Beagle en la que se pueden ver la isla Gable y la Base Naval Puerto Williams, se llega a la Isla Martillo, donde están los famosos pingüinos magallánicos haciendo sus relajadas y peculiares vidas sin inmutarse por la presencia humana.

Llegar a la Isla de los Lobos en Catamarán

Luego de un recorrido en catamarán que permite apreciar la unión en el horizonte entre el mar y las vivas montañas de Tierra de Fuego, la embarcación se detiene para que los turistas disfruten de cerca de los magníficos lobos de mar haciendo sus juegos y sus ritos de conquista en lo que representa su único y verdadero hábitat natural. Al igual que como ocurre con la visita a la Pingüinera, la mitad del atractivo está en el camino y la otra mitad en el destino.

Recorrer todo el Beagle en yate

Esto es sentir el espíritu vivo de los primeros canoeros yaganes que atravesaban esas aguas miles de años antes de la llegada de los europeos. Se trata de un paseo que cumple con cada parada y permite a los turistas apreciar todas la biodiversidad del canal. 

Tras mirar de cerca a las especies más emblemáticas del canal, el desembarco ocurre en la isla Bridges, famosa por su flora, su avifauna y sus restos arqueológicos.

Ir al centro de esquí de Cerro Castor

Los amantes del ski tienen su paraíso en Cerro Castor, un centro de esquí con modernas instalaciones capaces de hacer subir hasta a 9500 personas por hora. Son un total de 28 pistas con unas 600 hectáreas esquiables, un parque de nieve y un montón de restaurantes y zonas para la recreación que nadie se quiere perder. Sus pistas están aprobadas por la Federación Internacional de Esquí, y los novatos pueden tomar clases que les permiten comenzar a disfrutar rápidamente de las maravillas de la nieve y la velocidad.

Puede que a Ushuaia se la conozca como la ciudad más al sur del mundo o como la ciudad del fin del mundo, pero sus posibilidades están lejos de parecer el fin de algo y más bien dan la sensación definitiva de que son el inicio de todo.



Fuente: Ushuaia tours and news




0 comentarios: - Publicar un comentario

Que hacer en El Calafate (Destinos)





Cuando Job se quejó de su propia existencia, el Altísimo le respondió desde un torbellino con una serie de preguntas incomprensibles para el género humano. Una de ellas fue: "¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve, o has visto los tesoros del granizo, que tengo reservados para el tiempo de angustia, para el día de la guerra y de la batalla?".

Hoy se sabe que Job es el libro más antiguo de la Biblia y uno de los más viejos de toda la historia. Pero también se sabe que el mayor tesoro con el que cuenta la humanidad está en los glaciares: los más grandes depósitos de agua dulce de toda la Tierra; y que cualquier guerra que se plantee en el futuro tendrá como objetivo el agua en lugar de otro recurso.

Por eso la inmensidad de los glaciares siempre ha ocupado y maravillado al ser humano. Por eso acudir a los privilegiados lugares del planeta en los que se pueden ver estos tesoros gigantes es una de las más grandes experiencias que se pueden tener en la vida.

Para enfrentarse a los tesoros del hielo y disfrutarlos, viajar a El Calafate, en la región de la Patagonia Argentina, es desde todo punto de vista la mejor opción. Esta ciudad de poco más de 21.000 habitantes es la puerta de entrada al Parque Nacional Los Glaciares, y ofrece todas las posibilidades para completar paseos inolvidables.

Fundada en 1927 por el propio gobierno argentino para garantizar presencia de la población en esa parte de la Patagonia, El Calafate, o simplemente Calafate, como muchos prefieren decir, se ha convertido poco a poco en la ciudad que vigila el tesoro, y la mejor forma de garantizar la preservación es el turismo.

De hecho, esa es una conciencia que se tiene desde principios de los años 40 del siglo pasado, cuando inició la transformación del espacio físico para atraer turistas con la construcción de la Intendencia del Parque Nacional Los Glaciares.

Pero no fue hasta 1970 cuando turistas del todo el mundo comenzaron a viajar a El Calafate para conocer el asombroso Glaciar Perito Moreno, y hasta el año 2000 cuando se construyó la mayoría de los modernos y variados hoteles que ofrece la ciudad.

En consecuencia hablamos de una ciudad joven que conoce al pie de la letra su propia importancia y todo lo que puede ofrecer a los visitantes. Sobre eso último haremos una recuento a continuación para que quienes viajen a El Calafate sepan qué hacer en ese hermoso rincón del mundo.

Visitar el glaciar Perito Moreno

Esto será lo más importante de ir a El Calafate. De hecho, llegar a la ciudad y no ir a ver el Glaciar Perito Moreno es como no ir a ninguna parte. Es posible apreciarlo desde las pasarelas que están dispuestas justo frente a él, pero una mejor experiencia es definitivamente tomar lo que se conoce como un 'safari' y navegar alrededor de este patrimonio de la humanidad según la UNESCO.

Está a 80 kilómetros de El Calafate y es, según la mayoría de las operadoras turísticas del mundo, uno de los principales espectáculos naturales de todo el continente americano. Navegar cerca de paredes de hielo de hasta 60 metros replantea la condición humana de la forma que solo puede hacerlo la naturaleza en su máxima expresión.

En esta visita, los turistas podrán ver y entender todo el fenómeno de los glaciares: cómo los bloques de hielo se precipitan al agua, cómo el nivel del lago Argentino se mantiene 35 metros más arriba dado el espacio que ocupa el gigante... además, desde el principio del recorrido se es testigo de la peculiar vegetación y del contraste entre el hielo y lo cálido.

Caminar sobre el glaciar Perito Moreno

Sí, subirlo también es posible. Los más osados visitantes pueden sin ningún tipo de problema hacer trekking sobre el glaciar por excelencia del parque y contemplar desde allí todo el esplendor de lo que se está pisando y de inmenso lago Argentino.

Navegar en crucero entre tempanos

Los témpanos de hielo flotan alrededor de la embarcación mientras la naturaleza se percibe en su conjunto como un único ser viviente que vigila al visitante. Este glaciar de 70 kilómetros y de ancho y 50 metros de alto divide la frontera entre Chile y Argentina de una forma única en el mundo, pero además resulta atractivo porque los viajes en crucero que se hacen a él están siempre acompañados por guías expertos que dan un montón de información sin precedentes. Este es un viaje para toda la familia que mezcla lo profundamente salvaje con la comodidad de un buen crucero en un día inolvidable.

Andar en kayak alrededor del glaciar 

Sortear los bloques de hielo en una pequeña embarcación personal y vivir desde la superficie del lago Argentino toda la magia del gigantesco glaciar Upsala, es una de las opciones más hermosas para quienes visitan El Calafate.   

Este relajante y a la vez intenso día se completa con una visita a un hermoso parque de nieve en la Estancia La Anita, lugar donde una serie de huelgas desencadenaron en un de los episodios más trágicos de la historia argentina, el cual quedó documentado en el libro (posteriormente película) "Patagonia rebelde".

Excursión en 4x4

Entre octubre y abril es posible una excursión fuera de los caminos tradicionales para llegar hasta El Balcón del Calafate y ver el lago Argentino en todo su esplendor y además mirar a los cóndores sobrevolando el lugar como guardianes de lo sagrado.

Este tipo de recorridos se hacen en 4x4, pero permiten que las personas caminen trayectos cortos de mucho interés. 

Rafting en Chaltén

Los rápidos son una experiencia asombrosa y divertida en cualquier parte del mundo, pero mucho más atractiva cuando se hace en el río Las Vueltas, en Chaltén. Tras un traslado desde El Calafate, los entusiastas de esta actividad podrán disfrutar de aguas absolutamente blancas que provienen de los mismos glaciares. 

Es un paseo de todo un día que no es exclusivo para expertos, pues el rafting es una actividad que se aprende rápido y que en el río Las Vueltas no es especialmente difícil.

Aventura en Mountain Bike

Es un descenso que está entre las actividades más solicitadas por los turistas. Está tan bien organizada esta aventura que cada cierta cantidad de espacio hay paradas programadas donde ofrecen aperitivos a los ciclistas. De esa forma se logra entender que El Calafate tiene muchísimo más que hielo para ofrecer.

Pasan los días y quienes fueron a El Calafate siguen pensando para tratar de encontrarle la lógica a esa variedad que al cerebro le parece absurda pero al espíritu esperanzador. Hay destinos que están hechos para ser disfrutados y no para ser comprendidos.


Fuente: Calafate Tours y actividades




0 comentarios: - Publicar un comentario

Qué hacer en Salta (Alojamiento)



Lo Que se puede hacer en una visita a Salta:

Salta, ciudad capital de la provincia argentina del mismo nombre, es uno de los rincones del planeta donde se mezclan mejor la fortaleza de la historia, la seducción de una vida nocturna perfecta y la adrenalina de actividades de esas que no se olvidan.

Fue el escritor José Vicente Solá el que le dio a la ciudad de Salta el apodo de "Salta la Linda" ya bien entrado el siglo XX. Pero mucho antes, en 1582, el virrey del Perú había entendido la belleza del lugar y ordenó su poblamiento al explorador Hernando de Lerma para que el mundo no se privara de aquellos espacios de gloria y fantasía.

También había un efecto práctico en fundar una ciudad en ese lugar tan inhóspito entre el Altiplano y la Cordillera de los Andes: la conexión entre las distintas provincias sudamericanas con fines comerciales y de defensa. 

Hoy toda aquella visión sigue teniendo el mismo sentido: Salta cuenta con medio millón de habitantes gracias a sus posibilidades económicas y otros miles llegan cada año para ser testigos de la belleza de sus atractivos turísticos.

La ciudad de Salta parece estar hecha para ser disfrutada a toda hora. Museos, actividades culturales, una arquitectura colonial intacta y una vida nocturna que mezcla lo tradicional con lo innovador son elementos que conmueven a los turistas y hacen sentir orgullosos a los residentes.

A continuación, una interesante compilación de los paseos y actividades que no pueden dejar de hacer quienes tengan la dicha de visitar la ciudad argentina de Salta.

Pasar una velada en la Balarce

Esta es la calle de los poetas, escritores, músicos e intelectuales en general. Su actividad nocturna es propia de una película argentina: llena de seducciones que comienzan con la música en vivo, tragos y sabores para dar pie tarde o temprano a conversaciones en el lugar perfecto.
En la Balarce se puede elegir entre el tango, las chacarreras y las zambas como alternativas sonoras para acompañar las noches.

Disfrutar de las peñas folclóricas

Las peñas folclóricas son parte esencial del orgullo de Salta. Es una tradición que resiste los embates del mundo moderno gracias a que cada vez más jóvenes se interesan por sumarse al canto y a la composición de piezas propias. 
Existe una buena variedad de sitios para disfrutar de estas peñas mientras se cena y se bebe en grupo, y es en esos locales donde se acostumbra a servir la comida más típica de la región, la que tiene el sabor del comino siempre presente y en diferentes formas.

Tour por el casco histórico de la ciudad

Al área metropolitana de Salta se la conoce como "La Gran Salta", y es la que muestra toda la tradición colonial y la que permite entender cómo fue que la provincia derivó en lo que es en la actualidad.
Este recorrido ofrece una vista a la emblemática Catedral Basílica que fue levantada en 1855 y que contiene los restos del general Güemes, quien defendió a Salta de los realistas sin otro recurso que el coraje de sus habitantes.
El tour también muestra el Museo Histórico del Norte con sus bellas exhibiciones de arte sacro y sus salas dedicadas a las familias de Salta. Además recorre otras construcciones religiosas de la colonia y permite un ascenso al cerro San Bernardo para contemplar desde lo más alto todo el esplendor de la ciudad.
Ese mismo recorrido muestra el lugar donde se libró la Batalla de Salta y concluye con una visita a la Villa San Lorenzo, con su microclima subtropical, y al Mercado Artesanal de Salta.

Visita al Museo de Arqueología de la Alta Montaña

Allí reposa uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de los últimos siglos: el de los niños del Llullaillaco, tres pequeños incas excepcionalmente bien conservados que murieron hace 500 años y que fueron hallados a 6.739 metros sobre el nivel del mar.
Una investigación financiada por National Geographic dio con el descubrimiento de estos tres cuerpos en 1999 en medio de unas ruinas incas en lo más alto del volcán Llullaillaco. Hoy, gracias a que los hallazgos fueron declarados bienes patrimoniales, todo lo encontrado puede verse en el Museo de la Alta Montaña.
Es este uno de los grandes atractivos turísticos de Salta, por lo que miles de personas llegan cada año a la plaza central de la ciudad para visitar el museo que está justo al frente.

Subirse en el Tren a Las Nubes

Con una altura máxima de 4.220 metros sobre el nivel del mar, el Tren a las Nubes es uno de los servicios ferroviarios más altos del mundo. Ofrece una vista panorámica asombrosa y parte desde Salta para llegar a 35 kilómetros por hora a la Puna de Atacama.
En 1978, un reportaje periodístico titulado "A las nubes en un tren" le dio el carácter de atractivo turístico Internacional del que aún goza.

Trekking al Nevado de Chañi

Los que buscan aventuras más extremas y cuentan con algo más de tiempo pueden considerar el asombroso ascenso de cinco días al Nevado de Chañi y sus tres cumbres a través de la llamada Vía del Moreno, un camino inca que evidencia el rastro de esa poderosa y antigua civilización.

Trekking al Volcán Llullaillaco

Son 10 días para llegar a la sexta montaña más alta de américa y cuarto volcán del planeta. El recorrido atraviesa paisajes de película y llena a los visitantes de una experiencia vital que pocas personas tienen la oportunidad de tener.
Pueden verse en el camino sitios arqueológicos de importancia enorme y hasta el lugar donde fueron hallados los tres niños momificados que expone el Museo de la Montaña Alta frente a la plaza de Salta.

Subir al cerro San Lorenzo

El otro tour de trekking interesante, y mucho más corto que los otros, es subir al cerro San Lorenzo y disfrutar de las maravillas de los Andes Orientales. Los senderos incas se abren a través de un mundo tan biodiverso como impresionante.
Un solo día dura este recorrido que muestra las yungas orientales y que desde la cumbre del cerro tiene una de las vistas más particulares de la región. La característica principal del tour es que se puede hacer sin enfrentar mayores dificultades.

Un día de rafting y asado

Esta es la mejor forma de conocer el cañón del río Juramento. Entre formaciones geológicas que son escándalos a la vista, los que hagan este tour podrán divertirse mientras sortean la velocidad de unos rápidos de tipo II y III para concluir la jornada con un fantástico asado tradicional de la región.

Paquetes de adrenalina y aventura

La otra gran opción para quienes buscan adrenalina es el paquete completo. Se trata de poder hacer cuatro deportes extremos que son perfectamente practicables en la región: bungee jumping, puenting, tirolesa y rappel.

Y si es más bien la aventura lo que persiguen los turistas, también existe un paquete que incluye: paseo por las islas del río, paseo de media hora en banano un recorrido en motos de agua.

Salta ofrece tanto que es para no creérselo. Por eso se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de la Argentina y de América Latina en general. La enorme variedad de opciones hacen que sea ideal para toda la familia, pues hay una actividad ideal para cada tipo de persona.



Fuente: Salta Turismo




0 comentarios: - Publicar un comentario

Que hacer en Cuzco (Alojamiento)



Vista desde lo alto, Cuzco se muestra como una ciudad que ha vivido distintas etapas de esplendor, caída y reconstrucción, como un sitio arqueológico vivo que sigue cambiando y que muestra las entrañas de la civilización humana de una forma clara y transparente.

Para el griego Tucídides, "la historia es un incesante volver a empezar". Sin embargo, la diferencia entre Cuzco y esa frase es que la antigua capital del Imperio Inca nunca se detuvo y que en lugar de desaparecer, mutó una y otra vez sin borrar ni un ápice de su pasado.

Hoy Cuzco posee tantos monumentos de tan diversas épocas que por eso y por mucho más es conocida por los amantes de la cultura como "la Roma de América".

Pero además es el principal destino turístico de Perú a causa de otra gran decisión de evolución que sus habitantes tomaron luego del terremoto de 1950: convertir a la ciudad en un atractivo para visitantes de todo el mundo.

Esa reconstrucción comenzó a dar frutos en 1990, cuando la actividad turística se hizo notar en la economía de la ciudad y se construyeron hoteles de diversos tipos para albergar a los viajeros. 

Aunque al unir los vocablos "turismo" y "Perú", el imaginario colectivo piense de inmediato en gastronomía, Cuzco ofrece aventura y cultura (en todas sus formas) como principal apuesta. La prueba está en los siguientes tours insoslayables para cualquier visitante.

El camino de los Incas a Machu Picchu

Viajar a Cuzco es también viajar a través del tiempo. En toda la región peruana del mismo nombre las personas usan atuendos similares a los de sus más remotos antepasados y se alimentan de una forma muy parecida. Pero para llegar al corazón de la maravilla incaica es necesario atreverse a dar el viaje de siete, seis o cinco días a Machu Picchu por el camino de los incas.

Tras un camino que reconstruye cualquier espíritu derrotado por el exceso de civilización, los turistas se encuentran con un lugar que demuestra que el hombre puede vivir en perfecta armonía con la naturaleza, pues la arquitectura de Machu Picchu se une al verde de cada rincón de una forma nunca vista en otro lugar de la tierra. He aquí el lugar de descanso de uno de los grandes emperadores incas y un espacio sagrado para conectarse con el universo.

Tour al Valle Sagrado

A través de un solo tour desde Cuzco, los turistas pueden descubrir en un día entero el hermoso Valle Sagrado de los Incas, donde se encontrarán con atractivos como la ciudad de Pisac con su pintoresco mercado local y las ruinas de Ollantaytambo.

Lo que los Incas llamaban el Valle Sagrado es el lugar donde se cosecha el mejor maíz de todo el Perú, allí es posible disfrutar de una flora que parece de fantasía y de una fauna riquísima que no deja de sorprender a propios y extraños. En Pisac, nadie puede dejar de admirar el mercado de su plaza central; pero los más atrevidos se animan a participar en una auténtica misa quechua.

El tour al Valle Sagrado termina en el sitio arqueológico de Ollantaytambo, que a la vez es la única ciudad inca que se mantiene intacta con descendientes de los indígenas originarios como únicos habitantes.

Caminata por el Valle de Lares

El verde como acompañante. El paseo por el Valle de Lares generalmente dura siete días porque termina en la cima de Machu Picchu. Se trata de un camino sorteado por hermosos lagos, una fauna espectacular y un verde que arropa la vista y llena los pulmones de ganas de vivir. Es una experiencia que permite vivir el Cuzco desde bien adentro.

Caminata a Salcantay

Cuzco también tiene nieve, y la caminata a través del nevado de Salcantay lo demuestra bastante bien. Esta es una aventura para espíritus aguerridos que no se rinden, y está coronada por hermosas vistas al mismísimo Machu Picchu y por baños de aguas termales.

Huchuy Qosqo

La caminata por el Huchuy Qosqo es una delicia fundamentalmente para hacer en familia. Ofrece una hermosa visión del Valle Sagrado y un paseo por un sitio arqueológico que aún muestra la gloria de la civilización inca.

Un montón de edificios de piedra y de adobe, así como un inteligente canal para el suministro de agua son algunas de las bellezas arquitectónicas que aún muestra Huchuy Qosqo.

Caminata a la misteriosa ciudadela de Choquequirao

El español Juan Arias Díaz descubrió para el mundo occidental la ciudadela de Choquequirao en el siglo XVIII, pero no fue hasta 1909 cuando el arqueólogo Hiram Bingham elaboró una descripción minuciosa de su ubicación y características. Hoy el lugar es visitado por turistas y expertos de todo el mundo que tratan de comprender sus misterios. La ciudadela es conocida actualmente como "La hermana sagrada de Machu Picchu" y el viaje de cuatro días bien vale la penas para comprender la grandeza de la cultura incaica.

Las maravillas de Perú tienen su punto más fuerte en el Cuzco, donde la historia late con un pulso particular mientras cada piedra se resiste a quedar enterrada bajo el olvido. Por eso visitar esta tierra de cultura milenaria resulta en una exploración a lo que los seres humanos no sabíamos que también somos.
Esperamos que encuentren dentro de estas opciones cosas para hacer en la bonita Cusco.



Fuente: Cuzco recomendado




0 comentarios: - Publicar un comentario


<< Anterior - Página: 1 - Siguiente >>