Sábado | 21.05.2005
escríbanos Escríbanos
 

EL SUPERCLASICO

Fútbol tour
Bien de exportación







Mañana en la Bombonera se esperan entre 500 y 600 turistas extranjeros, aunque la demanda es superior. El fútbol es un claro foco de atracción.






Gustavo Ronzano.






Los fríos números a veces calientan el ambiente. Los turistas que llegaron al país durante 2004 (1.300.000) gastaron 1.900 millones de pesos. Y de acuerdo a la última encuesta de preferencias realizada por la Subsecretaría de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires (341 relevamientos a 859 turistas en La Boca, San Telmo, Recoleta, Puerto Madero, Plaza de Mayo, Plaza San Martín y Centros de información turística), el fútbol figura entre los principales focos de atracción. Ni hablar, entonces, cuando la Argentina se ubica en la antesala de un Boca - River...

Y vale al menos el siguiente caso para sintetizar el tema: "¿Con qué palabra/imagen identifica a la ciudad?", se les preguntó. El fútbol fue la estrella. Por ejemplo, los italianos consultados votaron fútbol (40%), Maradona (20%), Borges (10%), río de la Plata (10%) y tango (10%).

Está claro que hay cuestiones que quitan el sueño. Pero los sueños no acaban así nomás. Por eso una opaca temporada en general o un partido pobre en particular, no alcanza para apagar el fuego sagrado de la pasión futbolera. Y si se trata de un Superclásico, el espectáculo abraza demasiadas aristas más allá de la línea de cal. Es el pueblo en estado puro de ebullición. Y nadie se lo quiere perder. Por eso, mañana habrá entre 500 y 600 turistas en la Bombonera. Y si la cifra no es mayor es porque hay muchos socios y abonados, y entonces faltan ubicaciones para ofrecer. Y sobra la demanda...

El juego del fútbol propiamente dicho, por su condición de imprevisible, no puede garantizar un nivel superlativo. En cambio la otra cara del espectáculo —tan indispensable como la mismísima pelota— está asegurada de antemano siempre que se encuentren Boca y River. Por todo eso, y por la devaluación, obviamente, hoy el Superclásico es una parada obligada para el turista.

Después de la pesadilla de diciembre de 2001, al año siguiente hubo una depresión en todo sentido que también quedó reflejada en el caudal de visitantes extranjeros. Los números crecieron notablemente en 2003 y 2004. Y hoy, ante un nuevo Boca-River, ningún foráneo pregunta por qué el equipo del Chino Benítez anda por el medio de la tabla en el certamen doméstico o por qué River viene de perder tres partidos seguidos (San Lorenzo, Olimpo y Liga Deportiva Universitaria en Quito). No, nada que ver. Ellos preguntan, por ejemplo, a qué hora pasa la combi por el hotel para ir al estadio...

Como para contextualizar el flujo de turismo deportivo dentro del mercado turístico global, conviene subrayar entonces que de aquellos 853.139 extranjeros que ingresaron al país por Ezeiza en 2002, la cifra trepó a 1.150.541 en 2003 y llegó a 1.309.707 en el acumulado de 2004, según los datos de la Dirección Nacional de Migraciones.

En este sentido, Marcela Cuesta, Subsecretaria de Turismo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, señala que "la ciudad crece en el posicionamiento del turismo cultural. Paralelamente, se percibe que existen otros nichos de mercado como el turismo de cruceros, salud-estética, deportivo, turismo de reuniones, que comienzan a registrarse con mayor fuerza en las encuestas de perfiles y preferencias por mercado. Aquí la Ciudad tiene un gran abanico potencial para seducir al turista".

Y ellos, los turistas, andan por Caminito y Puerto Madero, por Corrientes y la 9 de Julio, con sus relajadas sonrisas a flor de piel. Como Matt Kaul, Sam Herman, Janet, Trebs, Kaley Costin y Alison Forstrom (novia de Matt), estudiantes universitarios estadounidenses, de Minneápolis, que rescatan las bondades del tres a uno: "Acá nos resulta muy barato ir a un espectáculo deportivo. En general, nos sale más caro ir a cenar que al estadio. Y encima, un Boca- River es único, incomparable", opina Kaul.

Eso sí, aquellos que llegan de otros países futboleros —con los sudamericanos a la cabeza— se prenden más en las entrañas del Superclásico y hasta se ponen la camiseta, como sucede con el grupo de 15 mexicanos. Son de distintas ciudades y se juntaron en un tour para venir a ver el gran duelo de mañana en la Bombonera. "Yo soy de Boca a muerte... De Boca y de Tampico Madero, que hoy está en la segunda división, pero hace ya muchos años allí jugó Leopoldo Jacinto Luque. Por Luque empezó a gustarme el fútbol argentino, aunque él era de River", sostiene César Arteaga Torres.

El Superclásico, y específicamente en la Bombonera, fue ubicado el año pasado en el puesto número 1 de los 50 acontecimientos que cualquier fanático del deporte debería disfrutar antes de morirse, según un informe del diario inglés The Observer. "Después de aquel artículo —cuenta Hernán Garriga, de Tangol, una de las empresas que, entre todas sus propuestas, ofrecen turismo deportivo— nos empezaron a llover pedidos por Internet. Para el último River-Boca en el Monumental, por ejemplo, hasta vino una pareja irlandesa que acomodó su casamiento para hacer coincidir la luna de miel con el Superclásico".

Argentina Adventures, Gofootball, Allstadium o Museos Deportivos son otras de las agencias que ofrecen a los turistas el menú del fútbol nacional con el Superclásico como plato principal. "El perfil del turista interesado en el fútbol argentino —informa Guillermo Fernández, de Argentina Adventures— es más variado en cuanto al público masculino. Se interesan jóvenes de 25 años, que se alojan en albergues, hasta hombres de 55 años que viven en los hoteles cinco estrellas. Es distinto con las mujeres: a las chicas les gusta más el fútbol. Las mujeres adultas, mientras sus maridos van a la cancha, salen de compras..."

La Patagonia, las Cataratas, el Tren de las nubes, el mar o la montaña por un día pueden esperar. El Museo de la Pasión Boquense, en la Bombonera, o Rivermanía, en el Monumental, tienen sus puertas abiertas porque el cotillón no puede faltar. Se viene una nueva edición de Boca-River y la policromía vuelve a escena. Hay gorro, bandera y vincha. Y bolígrafos a 12 pesos, llaveros a 13 $, mouse a 8 $, reloj despertador a 17 $ o afiche con cargada al clásico rival a 4,90 $. El City tour porteño tiene formato de gol.




























 






La computadora
 



AMPLIAR Ampliar foto
<b>GORRO, BUFANDA Y CAMINITO.</b> UN GRUPO DE ESTUDIANTES ESTADOUNIDENSES DE PASEO POR LA BOCA. ELLOS MUEREN POR VER EL CLASICO DE MAÑANA... (Foto: Gustavo Garello)
GORRO, BUFANDA Y CAMINITO. UN GRUPO DE ESTUDIANTES ESTADOUNIDENSES DE PASEO POR LA BOCA. ELLOS MUEREN POR VER EL CLASICO DE MAÑANA... (Foto: Gustavo Garello)







 
Los números


35 dólares es el precio promedio que comercializan las agencias de turismo para una visita a la cancha, con entrada incluida, en un partido por el torneo Clausura o Apertura, siempre y cuando no sea obviamente el Superclásico.

120 dólares Es lo que llegan a costar por agencias las entradas para el Superclásico en la semana previa. El precio base de la platea media es de 80 dólares pero aumenta cuando hay devolución de las reservas a último momento.

500 turistas asistieron al duelo que River le ganó a Boca 1-0 (gol de Fernando Cavenaghi) en la Bombonera, por el Clausura anterior, el 16 de mayo de 2004. Y sólo en concepto de venta de entradas dejaron 20 mil dólares.

4 meses antes de un megaevento como un Boca-River comienzan las solicitudes de entradas desde el exterior a través de Internet. Para el clásico de selecciones del 8 de junio entre Argentina y Brasil se esperan al menos 2.000 turistas.

60 dólares cuestan algunas de las camisetas en los locales oficiales. Por ejemplo, una de las históricas de Boca (la blanca y negra) en el Museo de la Pasión Boquense y la titular de River, bicapa, en Rivermanía, en el Monumental.



 












Ayuda | Ediciones Anteriores | Noticias gratis en su sitio

Noticias RSS   | Clarín.com página de inicio | Versión Palm





Copyright 1996-2005 Clarín.com - All rights reserved
Directora Ernestina Herrera de Noble | Normas de confidencialidad y privacidad


Diario Olé | Diario La Razón | Ciudad Internet | Biblioteca Digital
Grupo Clarín



451